Dedicado a ti, que sufres por una pérdida.

 
 
 
 
 
Con cada palabra, con cada mirada, en cada suspiro estaba escrito tu poema.
Porque el poeta siempre narra con la misma ternura de esa mirada tuya, silenciosa, profunda, tierna, acariciando simplemente al mirar con la plegaria de los sentimientos.
Porque tú llevas, la mirada más bella que ojo alguno haya mirado nunca.
No cortes las rosas de esa historia. No las vistas de luto.
Vuelve al huerto del Sentimiento, y planta otro bello rosal, y a él, llegarán otros muchos días de sentimientos bellos. Con flores nuevas, con aromas de de Amor, de futuro, de risa... de unión y de esperanza.
Una historia que acaba no es una historia perdida. Una historia que acaba es... la ilusión del comenzar de nuevo.
No te aflijas nunca porque hoy, tu corazón llore.
Otros días habrá, y más amores.
No sufras.

Comentarios

  1. Es cierto lo que dices y no, no cortemos las rosas de esa historia, porque así vivirá siempre, en el recuerdo.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Asturiano

Escucha: