Llamas.


Siendo pasto de llamas, encotré una gota... salvación de mi vida.

Comentarios

  1. Bendita agua que nos limpia y nos refresca. De sus bendiciones sabemos mucho aquí en este Paraíso.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Si cada vez que nos sumergimos en el agua o estuviésemos debajo de la misma, pensáramos en las bendiciones que supone rodearnos de su abrazo, tal vez sentiríamos la fuerza viva del universo sobre la piel.

    Un beso Celia.
    Espero que te encuentres con salud y llenando páginas con un nuevo tema.

    Elisa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Asturiano

Escucha: