Y ya... no puedo.



Un vacío
Un lugar ocupado por la sombra amarga del ciprés

Una pregunta absurda tendida en la ladera de la duda
Una punzada

Una vez más
Una plegaria colgada de mis labios que tiemblan

¡Pero busco soñar!

Y ya

no puedo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Asturiano

Escucha:

Reflexiones